domingo, 13 de diciembre de 2009

Ariel y sus amigos



El director de la revista Patatín y Patatán me dió dos muñecos similares a los de Plaza Sésamo para que yo los adaptara en dibujo y los hiciera vivir sus aventuras en historietas, lo que hice semanalmente a dos páginas a todo color, hasta que tuve que tomar un ayudante: mi gran amigo Alvaro Osuna, que siguió con ellos-los guiones siempre los escribí yo-, y otros personajes que le fuí dando. Pero la idea era parecerse a Anteojito -que tuviera muchas historietas- lo que yo siempre deseé y así fue que me pidieron más personajes. Un grupo de ellos fue "Ariel y sus amigos" que tuvo mucha aceptación entre el público menudo de la época. Una cosa que recuerdo con mucha alegría era la cantidad de cartas que recibíamos, por lo que debimos publicar dos páginas solo con ellas y dejando para otros números las demás.Todas las cartas eran contestadas como si fueran Patatín y Patatán que lo hacían, pero en realidad era la secretaria de redacción quién se tomaba el trabajo con mucho esmero: la señora Esmeralda de Ravaioli.

Patatín y Patatán


(tapa del número 1, pintada a mano directamente con dray pens-TODAVÍA NO TENÍAMOS COMPU!)

La revista infantil Patatín y Patatán salió desde la segunda mitad de 1970 y era dirigida por José Ravaioli y yo era su jefe de arte. Se vendió muy bien y era toda realizada por un equipo de maestros y dibujantes uruguayos, pero desgraciadamente como eran tres sus propietarios, por desavenencias económicas dejó de editarse y pasó a la historia de la mejor tradición editorial de nuestro país.