miércoles, 23 de enero de 2013

Mi técnica

No es nada descubierto por mí, sino  por el aprendizaje que hice de otros grandes ilustradores, lo que me enseñó una forma de encarar mis ilustraciones de carátulas.

 Boceto previo buscando la mejor composición, antes del dibujo más detallado.



Esta carátula destinada a El Escolar, suplemento del diario El País de 1996 tenía como tema "El Deporte es salud". La solución más simple hubiese sido un atleta haciendo algún ejercicio, pero en una ilustración que ocupaba toda la página habría quedado muy simple. Hice muchos bocetos previos, miniaturas, lo que va dando pautas hasta "llegar" al dibujo buscado. Un par de jóvenes corriendo. Uno en bicicleta y el otro, remontando una cometa, pero corriendo. Me gusta agregar animales en mis ilustraciones, porque son compañeros inseparables de los chicos, así que puse un perro, que podría ser la mascota de alguno de ellos.


El chico que me sirvió de modelo.
Original terminado en acrílicos.

Así quedó impresa.
 En el enfoque busqué que se destacara uno de ellos, el de la cometa, mientras el otro ya sale del encuadre, lo que le da "sensación de movimiento", como el perro corriendo y con la boca abierta. Me habían dicho que habría una nota sobre pájaros en el cielo, así que agregué dos gaviotas. El color elegido está en la gama de los cálidos y en el fondo se insinúa un sol.Ya con el croquis elegido, busqué los distintos personajes en mis archivos. Como trabajo el dibujo realista, lo hago de modelos en vivo o de fotos.
En mis archivos tenía la foto de un perro que me servía, aunque era en blanco y negro. Luego encontré un ciclista. Me faltaba lo principal, el chico corriendo, así que le pedí a mi señora que llamara a su ahijado para que me modelara. Al rato ya estábamos en la azotea de mi casa, haciendo las fotos. Uno de mis hijos sacó las fotos, mientras yo le indicaba al chico cómo quería la posición de sus piernas, luego las corregiría en el dibujo final.
Con todo el material, hice un dibujo al tamaño 1/3 más grande de lo que se publicaría y sin entintarlo, enmascaré las figuras, para tratar el fondo con aerógrado y las salpicaduras fueron hechas con un cepillo de dientes usado, al que se le pasa el dedo al rás para que queden las manchas.
Con el fondo seco, seguí con el primer personaje de la izquierda, pintándolo al acrílico, que como tiene secado rápido era especial para esos trabajos pedidos de un día para el otro.
El otro "personaje" a pintar fue el perro, pero como tenía la foto en blanco y negro, acudí a mi memoria y lo coloree segun recordaba.
Después vino la parte de la bicicleta y lo que se ve del ciclista. Como toque final, pinté las aves y me daba el tiempo suficiente para llevarlo hasta las oficinas donde hacían aquél suplemento. Todavía se entregaban los originales, ahora se envían por email desde la comodidad de la casa, pero de poco sirve porque no hay trabajo para el ilustrador, todo se resuelve con fotografías con los hijos de los fotógrafos. La piqueta fatal del progreso que le dicen.