Google+ Badge

viernes, 8 de febrero de 2013

Libro biográfico del gran ilustrador Harold Foster.





No creo cometer ningun delito al compartir este hermoso libro sobre un extraordinario dibujante, ya que lo encontré en internet en un sitio brasilero y que ahora lo tienen traducido. Creo que hacer conocer estos libros a los degustadores del dibujo en general y de las historietas en particular, debería ser una obligación, ya que no todos tenemos la posibilidad de adquirirlos. (Desgraciadamente tiene el faltante de una hoja, la 170, pero es una ilustración del Príncipe Valiente)


 Para descargar una copia en español:
http://www.4shared.com/rar/vWEsk__a/HAL_FOSTER_-_PRINCIPE_DE_ILUST.html

Desde otro sitio, en portugués:
http://hqpoint.blogspot.com/search/label/Hal%20Foster

Reportaje en "El Observador"

Un periodista del diario El Observador se sintió "tocado" por la noticia que dejé de dibujar el indiecito Charoná y me hizo una entrevista, que resume a grandes trazos, mi vida profesional en este querido y gris Montevideo al que vine hace casi 50 años.

Estilo - HISTORIETAS

Gezzio cuelga los pinceles de Charoná

El dibujante por más de cuatro décadas del niño charrúa repasa su carrera personal y explica sus motivos

+ Valentín Trujillo - 08.02.2013, 06:00 hs

  • Gezzio en su estudio
     

La vida de William Geninazzio quedó condicionada para siempre el día que su oficio de dibujante hizo que debiera cambiar su nombre un día perdido de 1965. Su apellido italianísimo se le iba de la medida de 8 centímetros de la columna en El Día, donde hacía caricaturas políticas para el diario colorado, en ese momento de oposición. 

“‘Gezzio’ surgió al principio como apócope de Geninazzio, pero luego quedó. Hoy lo tengo registrado”, explica a El Observador William Gezzio, quien durante más de cuatro décadas dibujó tiras cómicas en diferentes publicaciones, y entre ellas hizo famoso al personaje de Charoná, creado por Sergio Bóffano.   

Como en una especie de bautismo gráfico, ese día Gezzio escribió su firma en su destino.
Luego de una vida de decenas de personajes, hoy Gezzio, nacido en Nueva Palmira hace 68 años, dejó de dibujar a Charoná.

En la charla con El Observador, Gezzio recordó el pasado, su larga trayectoria y su presente. Gezzio empezó a dibujar a los 20 años. Estudió en Buenos Aires, en la desaparecida Escuela Panamericana de Arte.

Ingresó a trabajar al diario El Día en 1965, cubriendo una licencia, y estuvo allí  hasta 1983.  “Era una época donde no había historietistas. Tenía que hacer caricaturas políticas. Era un diario de oposición, en contra del colegiado blanco. Hacía muchas caricaturas de (Martin) Etchegoyen”, recuerda Gezzio.

Un año después, en 1966, sale un suplemento para niños, “El Día de los niños”, donde participó como ilustrador. 

Allí creó varios personajes: Bombón, un niño negro. “Lo hice como contrapartida a Daniel Boone, que era americano y rubio”, explica Gezzio.  También hizo a Tatucito, un niño de campo.   

El origen de Charoná
Entre 1965 y 1966, los diarios La Mañana y El Diario editaron un suplemento para niños llamado Pilán, con el célebre personaje infantil de Eduardo Freda.
Gezzio presentó la idea de una tira de un niño campesino que se llamaba Gauchito. En 1967 conoce al director de arte de Sergio Bóffano, creativo de  La Mañana y El Diario, y continúa dibujando las aventuras de Pilán. 

Según Gezzio, a Bóffano llegaron unos maestros de primaria con la idea de dibujar un personaje llamado Charoná, un indio charrúa adolescente, “cuyo nombre significaba supuestamente ‘cachorro de hombre’”, en palabras del dibujante. Bóffano le encargó a Gezzio dibujar a Charoná. “Era un personaje alto y musculoso, muy rudimentario, que yo dibujaba en blanco y negro, muy diferente del luego conocido”, explica Gezzio. 

En paralelo, el dibujante creaba otras historietas, como  Humornautas, un tira de humor de viajeros del espacio, de 1971. “Me basé en la anécdota Eran chistes del espacio, cuando el hombre llegó a la Luna”, dice.

También hizo Estado de humor, con chistes “para toda la familia”, en media página en el antiguo formato sábana.  

Por esa época Charoná se independiza de los diarios y comienza a publicarse de forma independiente.
En 1971 creó a Santos Cruz, un gaucho de la epoca artiguistas en las huestes orientales, que salía en Charoná.  

A partir de año siguiente, Gezzio comienza a hacerse cargo de dibujar a Charoná todas las semanas, además de las tapas de la revista (que presentaban hechos históricos ) y los pósters que venían encartados en la revista. 

El indio se hace niño
A medida que la tecnología en las imprentas avanza, la publicación mejora en cuanto a calidad de papel y de impresión, por lo que se decide cambiar también a Charoná y hacerlo más niño.

“Era muy muchachón y queríamos llegar más al público infantil”, explica Gezzio.

Entonces le sacó los musculos, lo hizo más bajo y el personaje se coloreó por computadora. Ese es el personaje que se hizo popular y acompañó los años escolares de varias generaciones de uruguayos que hoy tienen entre 40 y 25 años. 

El éxito de Charoná hizo que el personaje tuviera un programa de televisión, El rato de Charoná, en Canal 5, protagonizado por Luis Alberto Carballo que interpretaba al niño indio. Hacia principios de los años 1990 Gezzio deja Charoná y lo suplantan en su tarea varios dibujantes. Pero la tarea no es sencilla. 

“Es un personaje difícil de seguir, porque tiene muchas vueltas: la cabeza es especial,  tiene una medida especial, la nariz y los ojos ovalados, los ojos claros, con un iris particular. Como (los dibujantes) se aburrían por el esfuerzo que les demandaba me llamaron de nuevo”, dice Gezzio, que en 1998 vuelve a dibujar a Charoná. 

En 2001 lo contactan desdel diario La República, para que suceda como dibujante a Enrique Arditto en la tira Viviana y Yamandú, que tenía 16 años de antigüedad. En 2011, Charoná comienza a salir como suplemento del diario La República, hasta la semana pasada. Actualmente le reclama haberes impagos al periódico en el que trabajó siete años y en cuyas páginas dibujó la tira de cómic Viviana y Yamandú. 

“Me dijeron que necesitaban el espacio para sudoku y otros juegos. Quedamos en un lugar muy pequeño”, explica antes de recordar que el 5 de febrero pasado le comunicaron que la historieta no se publicaría más. Hoy Gezzio publica en un blog argentino una tira llamada Tente y sus amigos, para niños. Además anuncia que volverá con Santos Cruz, su tira gaucha. l

El Eco de Palmira, Carmelo y Colonia

Publicado el sábado 2 de febrero de 2013, en 
el Semanario El Eco de Colonia.