Google+ Badge

domingo, 6 de noviembre de 2016

SANTOS CRUZ quiere salir al ruedo!!!


Al gaucho le "tocaron las cosquillas", como se dice vulgarmente, por eso salió al ruedo...
 Cuando Rodolfo Santullo me dijo de escribir un guión, para revivir el tema gauchasco, muy poco incentivado por estas  latitudes, ya que al cambiar los tiempos, los gustos variaron y se buscan otros tipos de historieta, más fantasiosa, más...americana, que es la que allá por los 50s., nosotros también consumíamos y coleccionábamos, pero eran ingenuas en relación a las actuales.
 Ahora se busca el efecto inmediato, los imposibles escorzos, el colorido innovador, el super músculo, los efectos que se ven en las películas y que en la mayoría de los casos, dejan el argumento en un segundo plano.
 No me disgusta, trato de estar al día, ya que es mi profesión , por eso inventé un "superhéroe" uruguayo, el Felino que lejos de aquellos gigantes, fue mi manera de aggiornarme.
 Pero Santos Cruz significa mucho para mí. Lo creé en 1972 y se publicó en la revista Charoná, luego ya no lo dibujé más, porque debía cumplir con otras historietas para niños.
 Hace unos años, desde la Duendes Patagónica, en Argentina, lo volvieron a subir en su blog y fue ahí, cuando Santullo me dijo de escribir un guión, que yo creí serían unas 8 o 10 páginas.
 Como Rodolfo escribe de  todo y para todos, me iba enviando de a 5 o 10 páginas cada tanto, así yo las dibujaba y las tenía archivadas, mientras él las subía al blog "Marche un cuadrito", porque la idea era presentarla en los Fondos Concursables. La cuestión que la historia llegó a las 64 páginas!, convertida en una novela gráfica.
 Santullo se encargó de enviarlas a los FC y a otro lugar donde también se da dinero para imprimir la revista, además se constató con otras personas, segun me comentó y hasta hoy, ya casi a 5 años desde que empezamos con la historieta, no se pudo conseguir alguien que se interesara en publicarla. En fin, el tiempo dirá si alguien escucha a Santos o seguirá en silencio, rumbo al olvido, como nuestros temas gauchescos.