Google+ Badge

sábado, 2 de febrero de 2013

Mi técnica

Tenía que resolver el dibujo de una tapa para una revista con un personaje humorístico: las aventuras del detective Almendros, por lo que hice unos pequeños croquis (miniaturas), hasta que dí con la idea final: un poco de suspenso con un tipo -un delincuente armado en primerísimo plano, pero sin que se le viera toda la cara, luego en el centro: nuestro héroe y para complementarlo, no podía faltar la joven rubia, que le diera el toque de erotismo. 
Un contraluz lo hizo más efectista, y le agregué unos cuchillos que, aunque se usen armas de fuego, le dan más intriga al tema...y los agujeros de las balas...Hice un dibujo preliminar en azul, luego afiné los contornos y ajusté el dibujo con lápiz de grafito negro Nª2.

 El paso siguiente fue el entintado, usé  fibra Nª 8 y 5. Durante muchos años he usado la típica pluma de cucharita, pero la he dejado solo para el dibujo realista ya que me permite variaciones en la línea al presionarla sobre el papel, lo que me resulta muy eficaz.
Con las fibras  no hay que estar entintando a cada rato, ya que dispone de bastante tinta y se puede entintar más rápido.
 
Terminado el entintado, lo escanée  a 300 dpi y en psd y lo trabajé en el photoshop para colorearlo.. Lo apliqué en el archivo de la que va a ser la tapa, porque ya tengo el logotipo "Almendros" que  hice previamente con el agregado de una lupa, (no hay que olvidar que se trata de un detective). 
Luego de pintar digitalmente todos los personajes y el fondo, usé colores fríos en el frente donde está el delincuente, y calientes para el personaje central. Detrás de ellos, en la puerta le apliqué un efecto explosivo, lo que lleva el interés rápidamente del lector. 
Agregué tres títulos publicitarios que invitan a leer la revista.
Como paso final, pasé todo a jpg, le bajé un poco los dpi para economizar espacio.Y lo guardé  en su carpeta correspondiente, junto a sus historietas, para armar la revista, lo que significa otro trabajo y para lo que uso el pagemaker, otro programa excelente para hacer revistas.  



Un indio menos.

He tomado la decisión de no seguir dibujando las historietas de Charoná ni nada para la revista, porque ya se ha desbordado mi vaso de la paciencia. Ya me pasó antes con Viviana y Yamandú y en el mismo diario (¡mannaccia!). Los personajes por supuesto no comen todos los días, ni pagan el alquiler ni todas las facturas e impuestos, pero su dibujante depende de que le paguen en fecha, por lo menos, pero esta gente hace del olvido su razón de permanecer en este generoso país sin que a nadie se le mueva un pelo. ¿A quién le importa que no se le pague a un simple dibujante? Como a nadie le importa, a mí tampoco me importa dejar de dibujar, ya seguiré pintando y dibujando para mí o para quién me llame y honre su deuda. En mi extensa carrera de dibujante han quedado un sinfín de cuentas sin cobrar y de las que he dejado en el olvido.Esta será otra más.