viernes, 3 de febrero de 2012

Memorias desde mi tablero

Tres ciclos cerrados
El previsto caso de "La tercera es la vencida"

Diario El Día
En el correr de tantos años de trabajo, he tenido muchos ciclos que se me han cerrado, de algunos me he ido por mi cuenta, de otros me han fletado sin más ni más.
Luego de 20 años de trabajar en El Día, una noche en que llegaba a marcar la tarjeta, se me adelantó el recepcionista para avisarme que yo ya no pertenecía a la empresa, que me fijara en la lista pegada en la pared de los relojes. 
Efectivamente, entre cien compañeros, allí estaba mi nombre. Nos pasaban al seguro de paro sin aviso previo. Lo hacían impunemente porque era 1983 y estábamos en dictadura.
Yo sabía que mi “salida” del diario era porque había tenido un intercambio de opiniones con el director y me había mantenido en mis trece, sin dar el brazo a torcer. 
Pretendía que dejara de dibujar para El Dedo, invocando una supuesta exclusividad para con el diario. Mi respuesta fue que yo era un profesional libre y que dibujaba para quien me lo pidiera y pagara. La respuesta la ví estampada en aquella lista miserable. 
Al otro día pedí una reunión con el jefe de personal, un pobre hombre que no hacía más que cumplir con lo que le mandaban y que me dio la excusa de que me pasaban al seguro de paro porque yo tenía poco trabajo y el diario estaba pasando por problemas económicos.
Esa argucia me molestó mucho, porque yo dibujaba semanalmente muchísimas páginas para el suplemento El Día de los Niños desde hacía 18 años, además de ilustrar en el diario mismo, por lo que le pedí que me despidieran pero que me pagaran todo lo que significaban mis años en el diario. El pequeño hombre me miró sobre sus lentes y me dijo que si lo había pensado, ya que yo tenía una familia y que esperara hasta fin de año (estábamos en abril) para ver si me tomaban de vuelta.
 Le contesté que ellos no habían considerado para nada mi familia ni mi trabajo de tantos años, por lo que yo no quería seguir trabajando para gente que no me quería.
A la semana me llamaron para firmar los papeles del despido y cobrar la primera de 6 cuotas. Se me cerró un ciclo. Fue el primero de mi estadía en Montevideo, trabajando para los diarios.
Diario El País
La segunda vez me sucedió una tarde de 1900 y pico (ya me olvidé esa ingrata fecha) que fui a la oficina donde armaban el suplemento infantil El Escolar del diario El País, en el cual yo ilustraba y dibujaba historietas desde hacía 9 años. El encargado me llamó a un costado y me dijo:"Gezzio, estas ilustraciones no las vamos a publicar. Desde el diario nos dieron la orden de achicar por razones económicas y yo no puedo hacer nada. A nosotros también nos despiden, así que hasta la vista". 
Era un buen tipo, pero nunca más lo ví. Supe sí que otras personas se posesionaron de dicho suplemento para hacerlo y cobrar su tajada. En fin, es la ley de la selva. Pero para mí fue otro ciclo que se me terminó porque me sentía muy a gusto dibujando para ese periódico.
Diario La República
Hace pocas horas, en la tarde de este febrero de 2012, me llega un mensaje a mi celular, de mi colega Ardito contándome que el diario nos ha fletado junto con Walter Cortiñas (Checho), así nomás, sin aviso previo. Hacía 7 años que dibujaba y escribía “Viviana y Yamandú”. Tenía prevista la historieta para todo el mes de febrero pero el 15 es la última que se publica, así que quedará trunca. Y a estos personaje, creados por Enrique en 1989,(algo inédito en la historieta de nuestro pobre país) los eliminó de un plumazo sin piedad alguien que ni siquiera es uruguayo y quien torpemente arremete contra un arte hecho con esfuerzo, tesón, rabia y muy mal pago. Ahí quedan las últimas tiras de dicha historieta para el recuerdo. Otro ciclo cerrado…














10 comentarios:

Sebastián Martínez dijo...

Todo el apoyo emocional de mi parte, que lamentablemente es el único que puedo dar. Realmente me llena de tristeza y lo siento como un gran paso hacia atrás en lo que respecta a la historieta nacional. Uno pensaría que con todo este auge que el mundillo está viviendo, los medios se iban a abrir a más y no a cerrar los pocos espacios que teníamos. Y digo teníamos porque era tanto de ustedes (los creadores) como nuestro (los colegas y lectores).
Un abrazo y mucha fuerza. Que esto no sea mas que un nuevo comienzo. ¡Lo mejor está por venir!

gezzio dijo...

Gracias por el apoyo.Estas memorias las escribo para que sirvan de referencia o que prevean de futuros engaños a mis jóvenes colegas, aunque siempre es mejor sufrirlo en carne propia, porque lo que "no te mata te hace más fuerte". Me quedo con tu última frase ¡Lo mejor está por venir!
Otro abrazo

Muertevideano dijo...

Mi amigo cuando uno es honesto y no anda alcahueteando ni jefes ni zipayos pasan estas cosas, se muy bien que hay que llevar el pan a la mesa y que nadie vive del aire pero es mejor morir como un hombre que vivir como un gusano. Ya saldrá alguna cosa porque usted es un gran artista y se merece nada menos que respeto.

Muertevideano dijo...

http://losmuertevideanos.blogspot.com/2012/02/la-republica-despide-william-gezzio.html

Calera dijo...

Mi solidaridad desde lejos. Hace poco comencé a editar una revista y me he encontrado con varios molinos ha derribar... Seguiré adelante cual quijote, porque es algo que me gusta principalmente y porque sé que es algo bueno... El resto lo dejo de lado. Su trabajo a través de los años es admirable y ni hablar que Ud. es un virtuoso del dibujo y ese profesionalismo es el que debe aflorar en estos momentos. Un abrazo y fuerzas, desde Florida César Leal (Calera).-

NuMaN dijo...

Me acabo de enterar por Darío "Muertevideano", y me solidarizo con usted,señor Gezzio. Usted no me conoce pero (obviedad) yo a usted sí que lo conozco.
Yo me crié con los dibujos de "El Día de los niños" y Charoná...y con "El Dedo", obvio y tantas creaciones para mas "grandecitos".
Las memorias de "espiante" que hoy comparte con nosotros definen momentos de la historia del país; de algún modo son representativos de algo más allá de su vivencia personal.
Un artista como usted encontrará pronto nuevos y mejores caminos.
Un abrazo y los mejores deseos de parte de un uruguayo desde España.

gezzio dijo...

Gracias, amigos por el apoyo recibido.Es una caricia al alma que atempera la acritud del momento. Pero siempre he seguido mi lema: "tantas veces te caerás, tantas veces te levantarás", hasta que me pongan una tapa que me lo impida.
Desde mi viejo tablero, un abrazo cordial de william gezzio

Charles from the South dijo...

¡¡Geninazzio!! Me enteré tarde de la ingrata circunstancia... Pero ya sabe Usted que yo me solidarizo siempre con la parte que corresponde... De cualquier manera, Master... ¿Quién le quita lo baildado? Yo también tuve enfrentamientos, aparentemente perdidos, con gente pequeña... Hay que mirarlos como a la lluvia que cae... Son accidentes. Uno, cuando pisa con pie seguro, siempre sigue. Los otros quedan atrás. Pero ¿de quién se van a acordar en años venideros? ¿Quién tuvo el privilegio de suscitar entrañables nostalgias? ¡Ciertamente qwe no los empresarios, los jefecillos o los alcahuetes! 'Nuff sedd, como decía Stan "The Man" por boca de "La Mole"...

gezzio dijo...

Don Charles, la vida es una escalera con escalones corroídos por la envidia y la ignorancia. Me tocó pisar justo en uno que se me rompió, pero ya estoy levantado y con el pincel en ristre!
Abraccio

ByTito dijo...

los diarios pasan: Gezzio queda!