XANADU 19

lunes, 18 de junio de 2012

Carlos Casalla, un creador y ejemplo


Video "Continuará", presentado por Juan Sasturián, en homenaje 
al gran dibujante y su personaje "El cabo Savino".

 Carlos Casalla, el historietista que es récord mundial

Tomado del diario Clarin de Buenos Aires, 

artículo  POR CLAUDIO ANDRADE

BARILOCHE. ESPECIAL - 17/06/12
Un par de horas atrás, una llamada telefónica desde Buenos Aires le anunció a Carlos “Chingolo” Casalla que marcó un récord mundial . Según su interlocutor, un representante de la Universidad de San Martín Casalla, el legendario historietista argentino radicado en Bariloche, es la persona que permaneció más tiempo haciendo la misma historieta en la historia del género. Se trata deEl cabo Savino , que nació en 1954 en el diarioLa Razón y ya lleva casi seis décadas ininterrumpidas de galopes a caballo, peleas con cuchillos y malones indios.
No es ninguna broma. La llamada además le solicita su presencia los primeros días de julio para recibir un homenaje en la Universidad de San Martín en Buenos Aires. Casalla lo agradece, pero declina la propuesta. “ Estoy muy ocupado, y muy grande , pero me alegra y me sorprende el homenaje y el dato, no tenía ni idea”, le cuenta a Clarín . Mientras conversa las puntas de sus dedos manchados de tinta sostienen una estilográfica con la cual va bosquejando los diálogos de su personaje mestizo, nacido ficcionalmente en Caballito, cuando aquel barrio porteño “era puro campo”.
El creador de Savino y dibujante de Alamo Jim , El Cosaco y Perdido Joe , entre muchos otros, tiene hoy 87 años y continúa trabajando con excepcional vitalidad . Lo de excepcional no es una figura: Casalla dibuja y publica diariamente las historias de su personaje en las páginas del diario Río Negro y, una o dos veces por semana, toca jazz con sus hijos, sobrinos y amigos en distintos reductos de la ciudad.
A fines de los ‘60, en uno de los momentos más altos de la edad de oro de la historieta argentina, Casalla y un grupo de compañeros del rubro como Octavio Moraga y Jorge Pérez Castillo alquilaron dos casas en Villa Gesell. En una reunieron a las familias (“¡Hasta suegras!”, recuerda) y en la otra ellos, los jóvenes y exitosos dibujantes. “Eran dos meses de vacaciones para la familia pero nosotros laburábamos todo el día porque teníamos cosas que entregar. Cuando terminábamos, metíamos los cartones en un sobre y los mandábamos por correo. Una lástima porque jamás conservé un original y cuando la editorial Columba cerró, todo eso se perdió . Hoy veo en Internet un cartel que dice ‘Vendo original de Savino’ y digo ‘che, ¡eso es mío!’”.
Casalla se formó en la Academia Nacional de Bellas Artes y aprendió el oficio de historietista del entrañable José Luis Salinas. Pero antes, como alumno recién egresado, puso los ojos en la publicidad para ganar unos pesos. Era mediados de los ‘40. “Entonces no se hacían fotos; había que dibujar todo: autos, heladeras, nenes jugando ”.
Hacer historietas, tal como se entiende hoy, no figuraba en ningún libro de aquellos años. “En los diarios se publicaban tiras históricas, no de personajes originales. Se representaban libros como Los tres mosqueteros . Pero historieta no, eso lo teníamos que aprender solos”, recuerda.
Casalla comenzó tímidamente a “meter” historietas con su sello en diarios como La Razón y Crítica , apenas para hacerse un lugar en el ambiente. “Nos pagaban por cuadro publicado, había plata si la historieta iba bien y se publicaban muchos cuadros”. Cuando comenzó a participar de las publicaciones de la célebre Columba llevaba unos 10 años en el ambiente del dibujo profesional. “Con el dinero que me pagaban dibujando me hice dos casas en Bariloche sin préstamos, imaginate. Yo siempre quise ser libre, la historieta me dio una libertad esclava pero que me permitió venir acá en el ‘62 y no tener jefes arriba mío ”, explica.
El historietista no consumió por completo al músico.
En los ‘50 y principios de los ‘60, mientras dibujaba, también participaba de la escena jazzística porteña y tocaba en jam sessions con nombres del tamaño de Lalo Schifrin, Enrique Villegas, Baby López Furst y Jorge Navarro. En 1996, un amigo con mucho dinero, admirador de Savino, lo invitó a ir con él a EE.UU. a visitar los más exclusivos escenarios jazzísticos. Se les unió otro jazzero de ley, Walter Malosetti. “Estuvimos casi un mes viajando entre Nueva York, Chicago y Nueva Orleans , escuchando increíbles conciertos y parando en hoteles cinco estrellas. Un día viene Walter y me dice: ‘Che, Carlos, ¿viste que existían los Reyes Magos?’” Y cuando cierra la anécdota Casalla ríe, con su risa amplia que es también un clásico de la cordillera. Es el mismo hombre que participó en el equipo de Spilimbergo que pintó la cúpula de las Galerías Pacífico . El mismo que comparte su hogar con Carlota, su esposa escritora. El tío de Javier Casalla, el virtuoso violinista de Bajo Fondo Tango Club; el padre de Carlos, reconocido percusionista. El que dibujó en los ‘40 al Martín Fierro para una revista militar cuyo director, un mayor del Ejército, quería que se omitiera que el personaje era un desertor.
Muchas vidas, muchas historias , nacidas de una misma mano.


Addenda:

 Carlos Casalla (87 años) es, a la fecha (junio de 2012)un ejemplo de dedicación al dibujo de historietas con su ya  célebre “Cabo Savino” que nació en las páginas de las publicaciones de Columba, en la década de 1950 y se mantiene escribiendo, dibujando y publicándolo en tiras diarias en diarios del interior de la República Argentina.
Siempre mostró un relato casi literario de la lucha entre el pampa y el “milico”, cuando el Gobierno Nacional buscaba expandirse y ocupar “el desierto”. 
La historieta no pretendía instalar un planteo ideológico sobre el tema; mas bien era una lucha heroica con “buenos” y “malos” que buscaba entretener con temas criollos a jóvenes y a adultos. Casalla siempre bromeó con el hecho que Savino no fue ascendido en tantos años, a pesar de sus permanentes actos heroicos y su honestidad a toda prueba.

Instalado en Bariloche desde 1960, Carlos “Chingolo” Casalla trabajó como historietista (para editoriales de Buenos Aires y de Italia) y como ilustrador de temas criollos, dándole un tinte más regional a sus dibujos. 
Por encargo de Parques Nacionales ilustró parte de la historia patagónica con su personal estilo para la Pinacoteca de la institución. Participó en exposiciones de artistas plásticos y, cuando le fue posible, dio rienda suelta a su amor por el jazz. 
El dibujante Norberto Gandini y el caricaturista Hermenegildo Sábat lo ayudaban “a despuntar el vicio”. .
Y en algún momento las historias vividas que surgían en las conversaciones con pobladores de la zona, amigos, memoriosos de anécdotas de hechos ocurridos en la zona del Nahuel Huapí, o sugerencias de amigos como Manolo Puente de lo bueno que sería “dibujar la historia” local, lo llevó a crear y desarrollar una gran fábula en un libro que denominó “El Gran Lago”. A fines de 1994 lo presentó en el Salón Cultural de Usos Múltiples Municipal. 
Hoy es material de consulta en escuelas de la ciudad. A comienzos del año 2001 avanzó un poco más y “contó” una buena parte de la historia zonal en un mural. 
Esta vez es un solo gran cuadro, sin globitos y con personajes que “hicieron” esa historia.
Y no hace mucho aceptó el convite de un emprendimiento comunitario e ilustró el “Martín Fierro”, para que una ONG local financie un programa de contención de jóvenes .
Y hoy en este 2012, cuando muchos están "descansando de sus agitadas vidas", este enorme dibujante de 87 años, dibuja todos los días, con el impulso de los que nunca bajaron los brazos y se aferraron a la pasión de hacer historietas. ¡Mucha salud, maestro!

3 comentarios:

Martha Barnes dijo...

¡Carlos Casalla,enorme dibujante y gran persona!!!!Cuando yo empecé a dibujar en Columba, él me alentaba.Recuerdo su amable sonrisa y si ve esta nota quiero mandarle un gran beso.Gracias william y un beso para vos también.

gezzio dijo...

Realmente es un gran dibujante que admiro desde antes que yo me convirtiera en dibujante profesional.
Le envidio sanamente su energía al dibujar tanto, cuando otros están perdiendo el tiempo en banalidades.
No le conozco en persona pero por lo que he visto en los vídeos transmite su nobleza.
Retribuyo tu beso
William

Mario dijo...

Conosco sus dibujos desde hace algunos años. Cada vez que me iba de vacaciones, alquilaba casas en villa gesell y siempre tenían algun revista donde aparecia Casalla y sus historietas. Es un dibujante increíble. Me alegro que sea record mundial porque se lo merece.