domingo, 21 de octubre de 2012

Otra lección del inolvidable maestro Breccia.


Esta reflexión la tomé del blog "http://fotosdecomics.blogspot.com/2010/06/breccia-dixit.html" porque me pareció muy apropiada
para los que nos metimos a dibujantes y la sufrimos a la hora de cobrar por nuestros trabajos.

Breccia sabe por Breccia pero mas sabe por Viejo.

Fragmento de una entrevista publicada en el número 11 de BANG! (1974)
"El dibujante se cree un intelectual y no sabe que es un trabajador. Yo admiro mucho más y respeto mucho más a un plomero que va a casa a cambiarme el grifo y me dice «mire usted esto vale 5.000 pesos y si no le gusta llame a otro». Y yo le digo, sí señor, cámbieme el grifo por favor. A un dibujante lo llaman de una editorial, lo hacen esperar cinco días, le pagan cuando quieren y lo basurean, y el dibujante se aguanta, porque está en el nivel del intelectual, el hombre que no discute precios. Pero el dibujante ha de ser un trabajador en el momento de los precios, después será artista."

No hay comentarios: