jueves, 27 de abril de 2017

Mi método

PINTANDO UNA TAPA
Este encargo fue para una tapa del suplemento escolar del diario El País
Luego que me notificaran el tema "Nómades del desierto", comencé por buscar documentación. 
Siempre me ha resultado muy útil, la revista National Geographic, ya que además de sus excelentes fotos, sus notas son muy amenas. 
(Ahora buscaría el material en Google, por supuesto).
DOCUMENTACIÓN
Si logro hallar varias tomas del tema, será mejor, ya que me dará una visión más amplia del lugar geográfico, las vestimentas y de los tipos humanos.
CROQUIS Y BOCETO
Así que es momento de los bocetos. Primero hago varios croquis en miniaturas, en unos 3 cms por 5 cms,  buscando la composición.
Elijo el que me parece adaptarse más al tema y en otro papel al tamaño de la tapa, dibujo los personajes en todos sus detalles, siempre dándole prioridad a la composición, dejando los espacios para títulos y logo del suplemento.

PASADO DEL BOCETO AL CARTÓN 
Con un lápiz blando, por detrás del papel del boceto , mancho con el grafito los lugares donde está el dibujo. 
Podría utilizar una hoja de calco negro, pero al ser lápiz, es más fácil de quitar.
 Con otro lápiz más duro o una birome. remarco todo el dibujo, así lo transfiero al cartón, que le apliqué previamente una base de yeso para que  no absorba la pintura y permita el deslizamiento del pincel. 
En este caso he usado óleos, aunque necesita más tiempo de secado y debo entregar el original en tres días, me resulta el medium más dúctil.
EL COLOR 
Hago un manchado de los colores sobre otro papel, para elegir la combinación de los mismos, buscando una armonía que no me estropee el acabado final.
Con el cartón colocado en el caballete, así tengo una visión completa del cuadro, comienzo por el fondo, con tonos rebajados con blanco y amarillo. para lograr la atmósfera del desierto y la profundidad necesaria.
Así vengo hacia el frente, pintando los demás objetos. En este caso el blanco, mezclado con azules y grises, no molestan el primer plano, que es lo que busco destacar. Todo esto me ha llevado alrededor de dos horas. Así que dejo el cuadro para seguirlo al otro día.
Es aconsejable darle distancia al trabajo, porque cuando lo volvemos a ver, le encontraremos detalles, imperfecciones en el dibujo o en lo que se ha pintado y podremos corregir con tiempo. 
Con los cuadros al óleo, los pongo dado vuelta hacia la pared y los dejo varios días antes de seguir pintando.
Es momento de pintar el primer plano, así que comienzo por las cabezas, como es una ilustración realista, los tipos de personas deben mostrarse definiendo su raza y carácter. 
Luego las manos, que siempre marcan el gesto. Y el ropaje, atendiendo a la combinación de colores, buscando el equilibrio para que la vista recorra los personajes fácilmente. Coloqué los blancos al frente, pero rebajados con una pizca de negro y amarillo.
Al buscar la documentación, encontré una fábrica de tinajas y me pareció interesante agregarlas. ya que esa gente podrían ser vendedores o proveedores que las usarían.
Intenté armonizar la composición de forma que no molestara el entorno, sino que lo complementara, así que usé colores vivos, mezclando magenta con tierra de siena, para el envase, y blanco rebajado para las luces y la decoración. El suelo está pintado con siena y amarillo más algo de rojo y azul.
Solo resta destacar algunos detalles con negro marfil para el cabello. la manga de uno de ellos y el interior de las tinajas. Con el magenta muy diluído. aplico una veladura en varios lugares, así el color se "calienta" para lograr la sensación de desierto.
Dejo secar y como no he usado aceite, para que el acabado fuera rápido, utilizo la trementina, así que al otro día le paso con un pincel ancho, una capa de barniz vegetal por todo el cuadro.

Y listo, a llevarlo a la imprenta.


1 comentario:

Ruben dijo...

Muy buena descripción del método de trabajo, un resultado excelente