jueves, 25 de febrero de 2010

EL LIBRO DE SANTOS CRUZ

Claudio Rama estaba dirigiendo la editorial ARCA y me llamó para ofrecerme publicar historietas en forma de libros pequeños. Tenía una forma de "imprimirlos" que abarataba los costos y pensó que podría publicar dibujos y novelas de uruguayos para vender económicamente.
Del material que le llevé le gustó "Santos Cruz", que yo tenía dibujadas 106 páginas que habían sido publicadas de a dos en la revista Charoná.
Firmé un contrato por tres libros de historietas: "Humornautas", sería la reimpresión de los cartoons publicados en el diario El Día, "Cómo somos los montevideanos" y "Santos Cruz", dos libros de dibujos cómicos y uno serio, que fue por el que empezó.
La impresión de la tapa es desastrosa. Quien quiera que haya sido que la dejó de esa forma cometió un asesinato con mi ilustración a todo color y merece que lo saquen del diseño gráfico.

Dicho señor (Rama), publicó varios libros de otros autores, pero el negocio no funcionó y todo quedó en suspenso. Pero mi libro salió a la venta (nunca supe cuántos se vendieron, pero en mi país esto es común, al igual que jamás cobré derechos de autor) y revisando en mi altillo, encontré uno (el único que tengo) para mostrar.


El tamaño del libro es muy reducido lo que atenta contra el dibujo y no permite su destaque.



2 comentarios:

ByTito dijo...

Williams,

la verdad que Arca nunca publico nada decente en su larga historia

Soy seguidor de Levrero y también se de sus litigios y sus desastrosas ediciones

La tapa es INCREIBLEMENTE mala, al igual que todas las tapas de Levrero. Quien sea el desgraciado que las hizo, se merece un sillón lleno de tunas en el mismo infierno

Compré el libro usado hace unos años y es bueno. Increible material grafico que desmerece un poco la impresión. Como otros volumenes (Lizan o Abin) son de pesima calidad. Pero al menos es algo que se ha publicado

Por aquellos años 90 era dificil que alguien apostara por la historieta... igual que ahora?!?!

gezzio dijo...

En nuestro país la historieta ha sido siempre relegada y denostada por los editores. Ni hablar de los diarios que en su buena época y aún hoy-salvo La REpública- compraban el material extranjero y no nos daban cabida, así que publicar algo, aunque quede lamentablemente impreso, es importante...Es como una ley del juego, en la que siempre pierde el dibujante.